Un día cualquiera

By abril 15, 2017Uncategorized

¡Arriba!

Sí, el mismo sonido estridente que emite la alarma cada mañana nos aleja otra vez de nuestros sueños. Pero tranquilos, en cuanto pasan esos instantes en los que reptamos hacia el reloj con aires de asesino en serie… otro jornada empieza y es momento de dar otro paso adelante hacia esos sueños de los que no queríamos despertar. Ahora sin cama de por medio. Después de cada alarma recibimos un regalo en “forma” de tiempo y el modo de exprimirlo marcará la diferencia. ¿Será un día cualquiera?

Si se quiere sacar jugo a las manetas del reloj es prioritario enfocar bien las semanas. Para ello es necesario un trabajo de reflexión previo y cíclico que nadie se puede saltar. Si los principios (integridad, rectitud, servicio, excelencia, crecimiento, educación…) están fraguados lentamente será fácil marcarse objetivos consecuentes a ellos en las diferentes facetas de la vida (familia, salud, trabajo, deporte, ocio…); y saber si nuestras acciones llevan el camino correcto y van al compás de ese reloj.

Las prioridades, obligaciones y metas de cada uno son diferentes y además, van cambiando. Eso marcará la agenda. Pueden ir desde pasar más tiempo con los hijos hasta sacar unas horas a la semana para hacer deporte y así mantenerse en forma y saludable.

A continuación a modo de ejemplo, plasmaré una rutina ideal para mi en esta etapa de la vida. No siempre será posible y las opciones son muchas pero de lograrlo, volveré a esa cama con una sensación de plenitud por el trabajo bien hecho y un pasito más cerca de mis sueños.

 

Ejemplo de agenda 

6:45 ¡Arriba asesino en serie!

7:30 Entrenamiento de piscina de 3000 metros (ayunas) y estirar

9:30 Fruta, etc. ¡A trabajar!

9:30 – 13:30 Trabajo. Vital que me guste y si me estanco, necesito un cambio.

13:40 – 14:40 Entrenamiento de carrera.

14:40 – 15:15 Ducha y comer.

15:15 – 20:00 Trabajo.

20:00 – 20:30 Desplazamiento y llamada a la familia/amigos.

20:30 – 21:30 Quedar con algún amigo. Realizar una clase de idiomas, instrumento musical o teatro, sesión de gimnasio/estirar… escribir o leer.

21:30 – 22:00 Llegar a casa y llamada a la familia/ amigos.

22:00 – 22:45 Cocinar/estirar/cenar/relax/cama… + sueños

 

*No será igual de Lunes a Viernes ni cada semana pero con una previsión general, será más fácil sacarle partido a nuestro único bien, y limitado, el tiempo.

 

Consejos prácticos 

Creo que Por hermético que parezca ésto, no debe ser una lista cerrada sin posibilidad de modificación. Por otro lado, de no cumplir con alguna actividad prevista, no debemos fustigarnos por ello. Tiene que haber lugar a la espontaneidad.

En mi caso siempre son prioritarias las personas. Si alguien me necesita, el resto puede esperar.

 

 

 

Leave a Reply