Viajar y seguir en forma, ¿cómo es poible?

¿Quién no ha ido de vacaciones o viaje de trabajo y ha vuelto hecho un cromo?

El objetivo de este post es dar algunos consejos y desarrollar un plan que evite este mal que se repite año tras año, cada pocos meses si sois afortunados o en  escapadas de fin de semana. Si tus viajes no están enfocados a entrenar en una zona de costa como preparación a un triatlón con tu compañeros de equipo, sigue leyendo:

Cosas a tener en cuenta

Si algo agradezco al triatlón son las capacidades de organización y previsión que ha desarrollado en mí y que son tan necesarias para los entrenamientos del día a día y para las competiciones. A continuación unas consideraciones que te facilitarán la toma de decisiones a la hora de plantear los

1. Dime qué deporte y te diré qué material

  • Natación: gafas, gorro, bañador, chancletas, palas y aletas (las 2 últimas opcionales).
  • Ciclismo: bicicleta, zapatillas, casco, ropa y maleta (en caso de transporte público).
  • Running: zapatillas y ropa (en caso de ser invierno necesitamos más espacio en la maleta).
  • Tonificación: cintas elásticas con resistencia, cinturón ruso o trx. Sino tabla de core o pilates sin material.

2. ¿Cuántos días estaré fuera de casa?

  • 1 – 3 días: por la logística que implica, dejaría fuera la bici.
    • 2 días correr – 1 día nadar + tonificación.
  • 4 – 7 días: la bici empieza a ser una opción (si hay posibilidad de alquiler te ahorra quebraderos de cabeza).
    • 2 días correr – 2 días nadar + tonificación – 3 días bici

3. ¿Cuánto tiempo dedicaré al día a hacer deporte?

1 hora: si tu objetivo es no perder la forma por completo y tener que empezar de 0 a la vuelta.

  • Carrera: es lo más rápido. Desde el minuto 1 que sales por la puerta estás utilizando esa hora.
  • Natación: si la piscina o el mar están cerca, es una opción. Por experiencia el tiempo total invertido en un entrenamiento de natación es mayor al que se consume corriendo por culpa del desplazamiento. Si quieres nadar 20 – 30 minutos (1000 – 1500 metros) y tardas 15 minutos en llegar sigue siendo una opción. Si metes lo imprescindible en una camelbak, otra opción es ir corriendo.
  • Tonificación: 30 minutos de Trx – gomas y 30 minutos para una tabla de Core.
  • Bicicleta: personalmente, para subirme menos de 50 minutos descarto la idea por muchas ganas que tenga. Sólo veo viable que estés en un hotel con mini-gimnasio y bici estática. Podrás sacar partido a 1 hora.

1 – 2 horas: este tiempo da múltiples opciones para seguir en plena forma.

  • Carrera:
    • Tirada larga de 1h20- 1h30 + estiramientos + tabla de Core.
    • 1h + estiramientos + tonificación (Trx – gomas, cinturón ruso, tabla de Core).
    • 1h de carrera + 1h de bici o natación.
  • Natación:
    • 2500 – 3000 metros natación + estiramientos + Core
    • Tonificación (Trx – gomas, cinturón ruso, tabla de Core) + 2000 metros de piscina + estiramientos
    • 2000 metros natación + 1h10 carrera o bici + estiramientos
  • Bicicleta:
    • Salida de 1h50 + estiramientos
    • Salida de 1h + tonificación (Trx – gomas, cinturón ruso, tabla de Core) + estiramientos
    • Salida de 1h +  50min carrera o natación +  estiramientos

+ de 2 horas: eres un machaca y no necesitas este post.

4. ¿Qué tipo de viaje realizas?

Este punto y el 5 a continuación, van a condicionar todo lo anterior. De partida y sin diferenciar entre tipo de viaje matizo que estás fuera y a no ser que esté enfocado a meterte palizas de escándalo para preparar alguna carrera, no pretendas seguir al dedillo tu rutina de entrenamiento habitual.

Seguro que surgirán imprevistos a los que habrá que amoldarse y que no  pueden arruinar ese viaje. Soy defensor de que todo se puede compaginar pero hay que plantearse antes de salir por la puerta cuál es el motivo del viaje  y qué es prioritario y qué secundario.

Haré dos divisiones:

Finalidad del viaje:

  • Ocio: vale, el deporte puede ser gran parte de tu ocio dentro de la rutina pero hablo de todo lo demás. Suponiendo que ese ocio restante es la finalidad de tu viaje, entrenar puede ser el complemento perfecto para ir con la pilas cargadas el resto de la jornada y sin remordimiento de conciencia. Tendrás que elegir la actividad idónea dependiendo de si vas a descansar todo el día con la panza arriba y tomando el sol o  te esperan caminatas de escándalo para conocer el sitio en cuestión.
  • Trabajo: si tu actividad laboral te lleva fuera de casa y por norma, todo el día se resume a trabajar, ten en cuenta todo lo anterior y busca esa desconexión que te aportará jadear un rato.

Compañía:

  • Familia: será más fácil organizarse porque te conocen y serán más comprensivos pero ten en cuenta que quizás este viaje se repite una vez al año y deberían ser tu prioridad.
  • Amigos: dos posibilidades. Si son deportistas, puedes llevar a cabo sin problema tu plan y será fácil que entiendan un madrugón para entrenar o un retraso por culpa de una serie más. Si son de apoyar el codo en la barra del bar, por irme al extremo, tendrás que mantener tu convicción porque las sorpresas nocturnas bañadas en cerveza acechan con más fuerza (¡ojo! Es totalmente normal y aún así, se puede compaginar). Como decía un amigo, “¡Ironman de día y Ironman de noche!.
  • Solitario: será la forma más sencilla de organizarse. De hecho, si el reloj no mete prisa porque estás de vacaciones, yo no me organizo. Hago y deshago a mi manera en función de lo que depara cada día. Pondré dos ejemplos en función de dos situaciones diferentes que exigen organizarse de forma distinta:
    • Estuve una semana en una isla de Camboya (Koh Rong) a modo de descanso después de muchos días de transporte por el país que sólo me permitían hacer un poco de Core al llegar a una guesthouse. Mi descanso fue encontrar mi bienestar y equilibrio otra vez, en ayunas, correr 1 hora por la playa y nadar 30 min en el mar. Con esa paz que ya me había ganado, comía un bol de frutas mientras leía tirado en la arena. Quizás por la tarde, una sesión de estiramientos y un poco de pilates. No siempre era así ni en ese orden pero recuerdo esa semana con una sonrisa.
    • Trabajando en Serbia durante 5 días no tenía opción de hacer bici ni natación y lo de correr sólo por aquel sitio no lo veía del todo claro. Finalmente, salí a correr a las 7 de la mañana todos los días porque después ya sería imposible y en algún hueco que encontrase, algo de TRX.

5. ¿Qué tamaño tendrá el equipaje (maleta, mochila o ambas)?

Si vas en coche el problema se reduce pero si vas en avión:

  • Equipaje de mano:
    • Natación: es lo que menos ocupa. Lleva una bolsa de plástico o ponlo en otro compartimento para que no apeste a cloro el resto.
    • Carrera: algo de ropa y un par de zapatillas. Algunas pueden servir para “vestir” y así no cargaremos con otro par si vamos muy justos de espacio.
    • Bicicleta: lo tendrías que hacer muy bien para meter tu ropa de vestir, entrenar, casco… en el equipaje de mano y facturar como maleta (con exceso de peso) la bicicleta en su maleta. En caso contrario tocará facturar dos maletas.
  • Maleta: si decides facturar, podrás meter sin problema tu ropa de vestir y el material para nadar, correr y bici (otra maleta facturada la bici). Si llevas sólo equipaje de mano, no habrá ciclismo.

Consejos prácticos:

  • No te vuelvas loco llevando ropa para entrenar. Si tienes pensado salir a correr más de un día, cae en el guarrismo o lávala tú mismo pero no te lleves 3 térmicas, 3 mallas… si vas a salir los 3 días que estés fuera porque irás muy justo de espacio.
  • Buscar ante de ir:
    • Si hay alguna zona para correr cercana a tu alojamiento o sal a conocer mientras corres.
    • Si quieres hacer natación y no pasear el bañador, busca previamente si hay piscina.
    • Si quieres hacer bici estática o algo de musculación, un gimnasio cercano que permita entrada de 1 día.
    • Si es posible alquilar bici .

 

Join the discussion One Comment

Leave a Reply