¿Quién soy y qué vengo a contar?

Considero que definirse es una forma de limitarse ya que evolucionamos constantemente. Es fácil caer en el narcisismo para mostrar solo la parte que se considera atractiva y de este modo, quedarán en la sombra rasgos importante de la persona.

Sin embargo, para dar pinceladas que faciliten la difícil tarea de “definirse” trataré en el blog 3 temas inseparables que me apasionan mostrando una visión diferente a través de mis conocimientos y experiencia. A continuación los cimientos de esta página:


1. Salud

La puerta de la felicidad se abre hacia adentro

Es un estado de bienestar y equilibrio caracterizado por la ausencia de enfermedad. Si gozamos de esta vitalidad podremos disfrutar de nuestras actividades plenamente. ¿Qué mejor meta que obtener o mantener este estado?

Me apasiona conocer qué lo altera y qué lo recupera o mejora. En este aspecto muestro mi manera de enfocar problemas desde las competencias adquiridas como fisioterapeuta, osteopata y experto en nutrición.

Dos objetivos generales en función del estado inicial:

– Alcanzar un estado de “Salud” en caso de patología/lesión.

– Mantener e incluso mejorar ese estado de “Salud” si ya disfrutamos de él.

Para ello hay que trabajar sobre 3 pilares que sentarán las bases de un cuerpo de hierro.

                       NUTRICIÓN                  TRABAJO MENTAL             TRABAJO CORPORAL

 


2. Deporte

Ironman Zurich 2013

Supone otra de mis pasiones por todo lo que implica. Me fascina el triatlón, el baloncesto o cualquier otro deporte. Es un verdadero reto profundizar en las complejidades técnicas, los gestos deportivos, las lesiones habituales y la preparación física acorde a cada disciplina.

Dicho esto, para los no tan fanáticos, introducir cualquier ejercicio en la rutina es una forma de trabajar el cuerpo y de forma paralela, también la mente.

Puede que el hábito no se haya forjado desde pequeños o no hayamos tropezado todavía con ese deporte que nos despegue del sofá pero entendiéndolo como un puente hacia ese estado de salud que nos permite disfrutar del resto de ocio que sí nos gustan, será fácil engancharse  a cualquiera actividad.

Además, refuerza la motivación necesaria para cuidar los alimentos que echamos a la cesta de la compra. Con estas tres herramientas (nutrición, trabajo corporal y mental) será más fácil mantener alejado cualquier problema.

Ahora os dejo un enlace de mis peripecias como “deportista” aficionado a los grandes retos. Si todavía crees que no puedes, entra en el link y busca algo de motivación. Pruebas deportivas.

 


3. Viajes

Campamento Elephant´s World en Tailandia

Es una de mis pasiones, ya sea un fin de semana programado o dos meses en solitario con la mochila y sin una hoja de ruta. Lo desconocido mantiene la curiosidad en alerta; como la de un niño su primer día de colegio, exigiendo el máximo a sus sentidos.

Abro este espacio para compartir, además de los entresijos de mis aventuras, qué prácticas llevo a cabo para combinar mis escapadas con los dos primeros puntos; salud y deporte.

La tensión que genera la incertidumbre y el desconocimiento fuera de casa, coquetear con nueva gastronomía o sustituir horas de sueño por monumentos emblemáticos no tiene que ser sinónimo de regresar extenuado, con cinco kg, dolores de todo tipo y la sensación de unos años más.

Dos frases que transmiten porqué nunca me quedaré quieto:

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”. – Mark Twain

“Viajar es una brutalidad. Te obliga a confiar en extraños y a perder de vista todo lo que te resulta familiar y confortable de tus amigos y tu casa. Estás todo el tiempo en desequilibrio. Nada es tuyo excepto lo más esencial: el aire, las horas de descanso, los sueños, el mar, el cielo; todas aquellas cosas que tienden hacia lo eterno o hacia lo que imaginamos como tal”. – Cesare Pavese

 


ARTURO GUEDE 

Intento expresar de este modo mi bipolaridad impuesta, mi 2 en 1, mi ansia de todo y nada, mi plural singularidad:

Hemisferios Derecho:

El hemisferio creativo pero por desgracia, en creciente olvido. En mi caso ciertos detalles lo activan e inducen sentimientos que derriten mi coraza de hielo y destapan esa sensibilidad que tanto se echa de menos en la actualidad. Matices capaces de pausar lo inmediato de esta sociedad y echar mi imaginación a volar. Una sonrisa o una lágrima a partes iguales, el sonido de una cascada, el crujir aleatorio de una rama en el ventoso Otoño, el pisoton accidental a una nuez olvidada en el solitario bosque, un solo pájaro en el infinito cielo azul, una caricia…

Intento cultivar esta mitad con música, cine o un buen libro; o un museo y unos cascos. Pero sin duda  se lleva el cetro una sesión extenuante de deporte sin reloj, una taza de té con unos renglones en blanco esperando a ser escritos y parar, sentarse diez minutos a no pensar en nada.

Esto también me permite desarrollar la sensibilidad necesaria en mi profesión, algo que no se explica y que considero fundamental para marcar la diferencia.

 Hemisferio izquierdo:

Es el hemisferio racional y el que por norma domina entre nosotros. En ocasiones, destapa el déspota que tanto puedo llegar a odiar. Sin embargo, tengo mucho que agradecer a esta parte metódica, fría y calculadora porque me ha permitido ser consecuente y rígido en la búsqueda de mis metas. Simplemente echo en falta un interruptor o un bozal esporádicamente.

De aquí viene mi análisis constante, incluso obsesivo, de lo que me rodea. Visualizo situaciones, problemas o escenarios como un puzzle que necesita ser analizado pieza por pieza para ser comprendido. En ocasiones me olvido de que no a todo se puede buscar lógica, que hay información que cobra significado no entendiéndola, sino sintiéndola.

Escribir ejercita el órgano en conjunto porque hace fluir mi imaginación pero también es un intento de dar sentido con palabras a los sentimientos que brotan. Es decir, gracias a una de las funciones de este hemisferio, “el lenguaje”, traducimos la información no verbal a ese idioma que la cultura nos ha regalado y que me aporta paz al ser capaz de poner etiquetas.

 Saber más…